Skip to content
Published agosto 6, 2020

La Conciencia en el Universo es Invariante a Escala e Implica un Horizonte de Eventos del Cerebro Humano.

Dirk KF Meijer, Hans JH Geesink

Nuestro cerebro no es un órgano de procesamiento de información «independiente»: actúa como una parte central de nuestro sistema nervioso integral con intercambio de información recurrente con todo el organismo y el cosmos. En este estudio, el cerebro está concebido para integrarse en un campo estructurado holográfico que interactúa con estructuras sensibles a la resonancia en los diversos tipos de células de nuestro cuerpo. Con el fin de explicar las respuestas cerebrales ultrarrápidas informadas anteriormente y la operación efectiva del sistema neural metaestable, se propone un espacio de trabajo mental receptivo para comunicarse con el cerebro. Nuestro sistema nervioso integral se ve como una red neuronal dedicada a la transmisión y multicavidad que, de una manera no dual, interactúa con el dominio metacognitivo superveniente propuesto. Entre otros, está integrando patrones discretos de frecuencias propias de ondas fotónicas / solitónicas, actualizando continuamente un espacio de memoria global simétrica en el tiempo del individuo. Su organización toroidal permite el acoplamiento de la energía gravitacional, la energía oscura, el campo de energía de punto cero (ZPE) así como las energías de los campos magnéticos de la tierra y transmite información de ondas al tejido cerebral, que de ese modo es instrumental en el procesamiento de información consciente y subconsciente de alta velocidad. Proponemos que el supuesto espacio de trabajo receptivo al campo, en una interacción mutua con todo el sistema nervioso, genera autoconciencia y se concibe como operando desde una cuarta dimensión espacial (hiperesfera). Su estructura funcional está adecuadamente definida por la geometría del toro, que se visualiza como una unidad básica (operador) del espacio-tiempo. Este último es instrumental en la recopilación del patrón de frecuencias de solitones discretos que proporcionan un algoritmo para procesos de vida coherentes, como lo identificamos anteriormente. Se postula que la conciencia en todo el universo surge a través de un acoplamiento toroidal anidado e invariante de varios campos de energía, que puede incluir la corrección de errores cuánticos. En el cerebro de la especie humana, esto toma la forma del espacio de trabajo holográfico propuesto, que recopila información activa en un «horizonte de eventos cerebrales», que representa un modelo interno y completamente integral del yo. Este espacio de trabajo superveniente está equipado para convertir energías de onda coherentes integradas en ondas de tipo atractor / de pie que guían la plantilla cortical relacionada a una mayor coordinación de reflexión y acción, así como la sincronicidad de red, tal como se requiere para estados conscientes. En relación con su carácter global invariante de escala, encontramos apoyo para una matriz de información universal, que fue ampliamente descrita anteriormente, como un supuesto orden implicado, así como en un espectro de teorías del espacio-tiempo en la física actual. La presencia de un espacio de trabajo resonante receptivo a campo, asociado con, pero no reductible a, nuestro cerebro, puede proporcionar un marco de interpretación para estados de conciencia transpersonal ampliamente informados, pero poco entendidos y origen de vida algorítmico. También señala la profunda conexión de la humanidad con el cosmos y nuestra principal responsabilidad para el futuro de nuestro planeta. La presencia de un espacio de trabajo resonante receptivo a campo, asociado con, pero no reductible a, nuestro cerebro, puede proporcionar un marco de interpretación para estados de conciencia transpersonal ampliamente informados, pero poco entendidos y origen de vida algorítmico. También señala la profunda conexión de la humanidad con el cosmos y nuestra principal responsabilidad para el futuro de nuestro planeta. La presencia de un espacio de trabajo resonante receptivo a campo, asociado con, pero no reductible a, nuestro cerebro, puede proporcionar un marco de interpretación para estados de conciencia transpersonal ampliamente informados, pero poco entendidos y origen de vida algorítmico. También señala la profunda conexión de la humanidad con el cosmos y nuestra principal responsabilidad para el futuro de nuestro planeta.

 

Fuente: https://www.neuroquantology.com/index.php/journal/article/view/1079

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
Hola, Bienvenida/o a la Escuela de Alta Consciencia, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by