Skip to content
Published junio 18, 2021

La mirada que le diste al conductor que te cortó. El correo electrónico que no debiste haber enviado Hay una manera efectiva de evitar actuar sobre tus peores emociones.

Otro conductor te interrumpe y sientes una oleada de ira. Un compañero de trabajo obtiene la promoción que crees que mereces, y olas de celos te inundan. La pantalla de pastelería en la tienda de comestibles hace señas, y notas que tu fuerza de voluntad se disuelve. Enfado. Impaciencia. Choque. Deseo. Frustración. Te pasas los días bombardeado por las emociones.

Estas emociones a menudo son negativas, y si actúas en consecuencia, pueden descarrilarte. Ya sabes: ese correo electrónico no deberías haber enviado. La réplica rápida que no debería haber verbalizado. El funk negro que impregna cada experiencia y te impide sentir alegría. Afortunadamente, no tiene por qué ser así. Puedes aprender a reconocer emociones dañinas en el momento y dejarlas ir.

ELEGIR EL KARMA QUE CREAS

Karma pasadoda forma a tu experiencia del mundo. Existe; no hay mucho que puedas hacer al respecto. Sin embargo, también estás constantemente creando un nuevo karma, y ​​eso te da una oportunidad de oro. Con tu reacción a cada experiencia, creas el karma que coloreará tu futuro. Depende de ti si este nuevo karma es positivo o negativo. Simplemente debes prestar atención en el momento correcto. Piensa en cómo funciona el karma como si fuera un llavero. Parece sólido; puedes mover tu llave sin problemas alrededor del círculo. Sin embargo, en realidad hay un comienzo y un final para el llavero, y una brecha. Si sabes que la brecha está ahí, y tienes la habilidad, puedes sacar tu llave del anillo. De manera similar, el karma anterior crea tu experiencia de los eventos. Su reacción, basada en su experiencia, desencadena un nuevo karma y un nuevo ciclo de creación y experiencia. Puedes permitir que ese ciclo continúe en una secuencia sin fin. O puede encontrar la brecha, adquirir la habilidad y liberarse del ciclo, al tiempo que desarrolla su compasión y mejora su sensación de tranquilidad interior.

La tradición budista está plagada de enseñanzas: sobre la compasión, sobre por qué debemos evitar el odio y los celos, y sobre el poder de una actitud positiva. Estas enseñanzas son extraordinariamente valiosas. Aclaran y profundizan nuestra comprensión, y nos inspiran. Pero las enseñanzas y sus explicaciones requieren lógica para analizar. En el calor de un intercambio emocional, es posible que no tenga el lujo de la lógica, porque la lógica requiere tiempo y una mente imparcial. La presión crea una crisis. No tienes tiempo para pensar, solo para reaccionar. Por lo tanto, necesita una habilidad bien afilada y desplegada rápidamente, algo que sea breve, fácil de usar y eficaz. Este es el Método del Tercer Momento, una herramienta práctica que en muchos sentidos encarna el núcleo de la práctica budista.

COMPRENDER LOS TRES MOMENTOS

La vida se compone de una serie de experiencias, y cada una de estas experiencias se puede dividir en tres momentos.

El primer momento
SENSACIÓN
En el primer momento, sus órganos sensoriales (sus ojos, oídos, nariz) perciben algún tipo de aporte. Este momento entre, por ejemplo, un sonido que llega a su oído y su oído lo percibe, es instantáneo. También es fácil, porque está conectado a su sistema. En este momento, si alguien dice «limón», ha escuchado el sonido, pero aún no ha reconocido lo que significa ese sonido.

El segundo momento
ARRIBA
En el segundo momento, reconoces el sonido u otra sensación, y tienes una reacción instantánea, subconsciente, clasificándola como buena, mala o neutral. Esto también es automático, basado en la experiencia previa: recuerdos y comprensión derivados de sus arraigadas creencias culturales, creencias religiosas y percepciones lingüísticas. Sucede tan rápido que incluso puede pensar que es parte del primer momento. Usted tiene una manifestación física de su pensamiento cuando su cuerpo responde a una entrada positiva, negativa o neutral, aunque una reacción «neutral» generalmente se inclina levemente hacia lo positivo o lo negativo.

Tal vez alguien está describiendo un jugoso limón que acaba de rebanar. Usted conecta el sonido «limón» a una idea almacenada en su memoria. Evoca una forma, un color, un aroma, un sabor. Tu memoria invita a una reacción emocional. Amas los limones y tu boca saliva; encuentras limones agrios y te encoges.

El tercer momento
REACCIONANDO
En el tercer momento, tienes la opción de aceptar la invitación teñida de emoción de tu memoria o no.

Su reacción puede ser mental, verbal o física. Si has clasificado algo como bueno, te atrae, aunque no sea beneficioso. Si ha clasificado algo como malo, lo aleja, a veces con más fuerza de la que es apropiada o necesaria. En cualquier caso, puede hacer mucho daño que luego tendrá que intentar deshacer.

Pensemos en «limón» en un contexto diferente. ¿Qué pasa si su mecánico dice que su auto nuevo es un limón? ¿Cómo te sentirías? ¿Furioso? ¿Tonto? ¿Frustrado? ¿Qué le dirías a la persona que te aconsejó comprarlo? El tercer momento le proporciona el espacio para determinar su respuesta.

Al ampliar la brecha entre la acción y la reacción, puede ganar cierta distancia de sus respuestas automáticas y también obtener la oportunidad de conocer sus emociones.

Usted tiene una opción sobre el tipo de vida que lleva. Puedes dejar que tu entorno dicte tu experiencia, en cuyo caso, a menos que resuelvas todos los problemas de todas las personas con las que interactúas, siempre enfrentarás cierta infelicidad. O puedes tomar el control de tu propia experiencia de vida. Para mí, este parece ser un mejor camino.

PRACTICANDO EL MÉTODO DEL TERCER MOMENTO

El Método del Tercer Momento te ayuda a tomar este camino. En él, usas el Tercer Momento para no reaccionar sino para mirar, de una manera muy específica.

En el instante en que surge una emoción, pausa. Observe la emoción que está experimentando. El tiempo es muy importante. Debes estar concentrado y consciente antes de que tu emoción se conecte con un pensamiento y se solidifique. Simplemente quiere ver la emoción por lo que es.

Puede sentirse tentado a rastrear la fuente de su emoción; eso es lógico, pero en este caso no es útil. En lugar de enfocarte en quién hizo qué para quién, simplemente observa tu emoción. No hagas esto como un observador, con dualidad entre ti y la emoción, como si fuera externo a ti. En cambio, mira tu experiencia real; trata de sentirlo directamente Siente tu emoción como si fuera un globo inflado, llenando tus entrañas. No preste atención al globo en sí; presta atención a lo que hay dentro de él. ¿Cómo se siente? Sin racionalizar Sin razonamiento ¿Qué hay en el corazón del globo? Solo espacio Esto no está reetiquetando tu emoción como espacio. Es simplemente la conciencia de que la emoción en sí misma no existe en la forma en que creemos, como algo fijo y sólido. Con el tiempo, a medida que crezca la conciencia, comenzarás a sentirte tranquilo,

Al ampliar la brecha entre la acción y la reacción, puede ganar cierta distancia de sus respuestas automáticas y también obtener la oportunidad de conocer sus emociones. Puedes dejar de ser gobernado por estas emociones y en su lugar comenzar a gobernar tu experiencia de la vida.

Sin embargo, para disfrutar realmente de esta libertad, debes practicar. Si puedes practicar el Método del Tercer Momento con frecuencia y profundidad, puedes experimentar la alegría incondicional que engendra misericordia y compasión.

Por supuesto, en el calor del momento, puede ser difícil recordar una práctica que aún no está arraigada. Puedes intentar simulacros de práctica: crear mentalmente escenarios que evoquen emociones fuertes, y luego usar el Método del Tercer Momento para difundirlos. Esto comenzará a crear una memoria muscular mental. Sin embargo, en tu mente todavía sabes que la experiencia no es real, por lo que en muchos sentidos el efecto tampoco es real. La mejor práctica es la vida real.

BENEFICIÁNDOSE DE LOS RESULTADOS

Recuerde: El Tercer Momento pasa muy rápido, y es fácil pasar por alto. Lo encuentras en el instante entre ver un correo electrónico desagradable y sonar una respuesta, escuchar una crítica y replicar, ver un postre pegajoso y alcanzarlo. Este es el momento de detenerse y practicar el Método del Tercer Momento.

Si realmente experimentas esto una vez, si realmente captas el momento, descubrirás que el Método del Tercer Momento no solo es fácil sino que también es algo que querrás hacer a menudo. Intenta ser consciente de tus emociones y aprovecha cada oportunidad para practicar.

Si haces esto, encontrarás que tu mente está más fría, más clara y menos sesgada. Estás más conectado al momento presente. Eres consciente de que tus emociones no son realidad. Eso, a su vez, afecta la forma en que interpretas tus experiencias. También puede descubrir que no solo interactúa con el mundo más fácilmente, sino también que sus relaciones son mejores, comenzando con su relación consigo mismo.

 

Por Trungram Gyalwa Rinpoche

Fuente: https://tricycle.org/magazine/power-third-moment-method/

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »